Una pequeña mariquita roja

Dedicado a todos aquellos que siguen maravillándose con las pequeñas cosas, y no dejan de sorprenderse por cada detalle de la vida. A todos los que seguimos viendo el mundo con los ojos de un niño que aún se fascina con lo que ve y siempre tiene algo por descubrir.

¡Lápices y un toque de rojo!